La emigración a Alemania

Los motivos para la emigración de los turcos no son muy distintos de los que fueron antes para los españoles o los italianos. La mayoría simplemente buscaban trabajo y emigraron a Alemania, no porque no estuviesen a gusto en su país o porque quisiesen conocer el país, sino porque éste necesitaba una gran cantidad de mano de obra.

Los trabajadores extranjeros eran inmigrantes sin formación, que no hablaban alemán y que lo único que esperaban era poder trabajar para alguna empresa del sector automovilístico o similar. Al principio, venían solos, sin sus familias, ya que solo iban a quedarse por un periodo limitado. Sin embargo, no fue esto lo que pasó. Muchos de estos trabajadores extranjeros se quedaron y se convirtieron en ciudadanos alemanes. La primera generación de turcos no tenía seguramente ninguna razón para quedarse en Alemania pero, con el tiempo, vinieron también las familias, se acostumbraron al estilo occidental y no quisieron ya abandonar el país.

Los primeros turcos que fueron reclutados vinieron a Alemania en los años cincuenta, durante el milagro económico, junto con italianos, yugoslavos, griegos y españoles. En 1973, se produjo un cese en el reclutamiento de mano de obra extranjera. En 1982, había aproximadamente 4,67 millones de extranjeros.
Actualmente, de los 82 millones de habitantes que tiene Alemania, 7,3 son extranjeros (datos de 1998). No obstante, hay que señalar que muchos de ellos están ya nacionalizados, lo cual se refleja en el crecimiento de la población alemana.

 

Aquí podrá ver la versión original en alemán.

traduzione Übersetzer Übersetzung